11 de julio de 2018

Costa Rica: Elevando las Voces Vulnerables

Para los estudiantes de la remota comunidad de Sepecue de Costa Rica, llegar a la escuela es un viaje de dos horas en caballo local, tractor y bote. Muchos no pueden pagarlo, y los reembolsos del gobierno solo cubren el transporte público oficial. Este es solo uno de los desafíos que enfrentan muchas de las comunidades indígenas de Costa Rica, que durante mucho tiempo han estado desatendidas y subrepresentadas en el gobierno. La legislación que obliga al gobierno a consultar con las comunidades indígenas fue aprobada en 1977, pero el progreso para instituir un diálogo real ha sido lento.

En 2012, Costa Rica se unió a la Open Government Partnership (OGP) y se comprometió a trabajar con reformadores y líderes indígenas para satisfacer las necesidades de la comunidad utilizando el proceso OGP. Este enfoque de OGP incluye la presentación de información en los idiomas locales y requiere que todas las agencias gubernamentales participen en un diálogo significativo con el público. El líder y activista indígena Luis Ortiz dice que el nuevo enfoque "se siente diferente esta vez".

Y está dando resultados. El nuevo proceso ha llevado a la construcción de cinco escuelas. Los nuevos médicos asignados a las áreas indígenas han estado mejorando la atención médica. Se han establecido diez nuevas fuentes de agua. Los subsidios de viaje ahora cubren todos los métodos que los estudiantes usan para llegar a la escuela, y las clases nocturnas están disponibles para aquellos que no pueden asistir durante el día. Los resultados son claros: escuchar y escuchar las voces indígenas ha creado un mejor ambiente para las decisiones políticas y se ha traducido en mejoras tangibles en la vida de las personas.

Se siente diferente esta vez.

Luis Ortiz

Paladín

VER TODAS LAS HISTORIAS DE IMPACTO